Le contenu de cette page nécessite une version plus récente d’Adobe Flash Player.

Obtenir le lecteur Adobe Flash

A DECOUVRIR Camino de santidad

Los caminos de Santiago

De las tres grandes peregrinaciones de la cristiandad en la Edad Media- Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela- sólo esta última ha perdurado hasta nuestros días en su forma primitiva, es decir, ir a la tumba del apóstol a pie.

Resumen histórico

Santiago, junto a su hermano Juan y a Pedro, fue uno de los discípulos más próximos a Jesús. Martirizado el año 44 en Palestina, su cuerpo fue trasladado milagrosamente a Galicia donde lo descubrió, hacia el 814, un ermitaño llamado Pelayo que, guiado por una estrella, encontró la sepultura. Muy pronto, Alfonso I, rey de Asturias, mandó construir una iglesia: Desde entonces, los peregrinos llegan de toda Europa para venerar las reliquias del apóstol. Desde el siglo XII se habla de cuatro grandes caminos para ir al santuario español:
- el de Puy-en Velay o Via Podicensis
- el de Arles o Via Arletenensis o tolosana
- el de Vezelay o Via Lemovicensis o de Limoges
- el de Tours o Via Turonensis.

Actualidad de los caminos La peregrinación a Santiago de Compostela, que había caído en desuso durante dos siglos, tiene una vitalidad y un auge extraordinarios desde hace unos veinte años. El aumento del número de personas que hacen “el camino”, ha supuesto también modificaciones en cuanto a las motivaciones y a la manera de recorrerlo. La fe, el retorno a la naturaleza, la nostalgia de un pasado auténtico… y siempre la búsqueda de referencias.

En efecto, el camino de Santiago tiene su propia personalidad. Es un fenómeno etnográfico sorprendente. En su itinerario afluyen elementos culturales variados. No se trata solamente del camino que conducen a Santiago. Existen también en él diferentes dimensiones: religiosas, sociales, intelectuales, artísticas, económicas, políticas…que favorecen la difusión de las ideas y el conocimiento de los pueblos. Todas las clases sociales, hombres y mujeres, creyentes y ateos hacen el camino que es un hermoso lugar de intercambios y comunicaciones. Los monumentos, la literatura, el folclore, las tradiciones… constituyen otros tantos testimonios del paso de millones de peregrinos (y hoy de caminantes) desde hace mil años. En nuestros días el olvido de uno mismo, la solidaridad, el respeto al otro, la tolerancia y una fuerte voluntad de encuentro son razones importantes para muchas personas que se “lanzan “a hacer el camino. Todos experimentan, más o menos, unas ciertas ganas de ruptura con la vida cotidiana, una necesidad de hacer una parada en ella. Para la mayor parte, el camino es una extraordinaria experiencia de cambio, de transformación. Santiago de Compostela constituye una meta, un deseo humano de estar siempre en actitud de búsqueda, un movimiento más allá de la vida de cada día, una especie de vuelta al nomadismo. Una constatación, cada vez más grande e intensa, de que la sociedad “moderna” está en crisis, de que los grandes valores puramente racionales, funcionales, utilitarios…son cada vez más contestados, de que se buscan otras pistas capaces de volver a dar sentido a la vida y a las personas. Para terminar, el entusiasmo actual por Santiago de Compostela puedo resumirse en esta frase:”el camino hace feliz”

Ejemplos en el seno de las Ciudades Santuarios de Francia

En los alrededores de ND de Laus y Gat : Creado en el momento de la conquista del sur de la Galia, a partir de 120 antes de Jesucristo, la Via Domitia unía el imperio romano con las provincias de España. Bordeaba los Alpes en el paso de Montgenèvre, unía el valle del Ródano bordeando el de Durante y atravesaba Eburodunun (Embrun), Caturigomagus (Chorges) y Vappincum (Gap). En la Edad Media esta vía antigua era aún transitada por los mercaderes y por los soldados y, desde el siglo XI, se convertirá en un gran camino de peregrinación cristiana entre Roma y Santiago de Compostela. Fundada en 1998, la Asociación” Provenza,-Alpes- Costa Azul- Amigos de Santiago de Compostela y de Roma” está en el origen de la rehabilitación del camino entre Montgenèvre y Arles. Sus conocidas investigaciones y sus diversas gestiones han dado como resultado un trazado nuevo GR® 653 D y la aparición de la denominación” Senderos hacia Santiago de Compostela” Arles-Mongenèvre-Arles

La Asociación de Ciudades Santuarios de Francia está formada por las Oficinas de Turismo y por los Santuarios con un objetivo común: mejorar constantemente la acogida de los visitantes - turistas o peregrinos - para que puedan descubrir la espiritualidad del lugar y,si lo desean, ampliar sus conocimientos sobre los alrededores turísticos de cada Santuario. La Asociación se encuentra a vuestra disposición para facilitaros la organización de vuestra estancia en las Ciudades Santuarios de Francia.
Rechercher